INTELIGENCIA Y ORIENTACIÓN DE LAS PALOMAS MENSAJERAS




COLOMBOFILIA 
PALOMAS MENSAJERAS 








DIEGO NIETO AZNAR




ESTUDIOS SOBRE LA ORIENTACIÓN
DE LAS PALOMAS MENSAJERAS

LAS PALOMAS MENSAJERAS
ENTRENO CON PALOMAS EXPERIMENTADAS



A continuación traduzco un artículo que puede encontrarse en francés en la página http://pigeon.chez.tiscali.fr/gregarite.htm, esta página es muy interesante. Las letras en cursiva significan traducción no estrictamente literal o comentarios míos al artículo en francés.

Los autores del estudio A.N. Banks y T. Guilford son ingleses y sus resultados están publicados en inglés en Procceding of the Royal Society of London.
B (2000) 267, 2301-2306. Su título en Inglés es "Accurate route demonstration by experienced home pigeons does not improve subsequent homing performance in naive conspecifics". No dispongo de él.
CONTENIDO DEL RESUMEN FRANCÉS

En el mundo, existen numerosos centros que estudian a la paloma mensajera y su increíble sentido de la orientación. Desgraciadamente, a pesar de estar los resultados divulgados entre investigadores, la información que llega al mundo de la colombofilia es ínfima. Ello, se debe esencialmente a que el fin principal de las investigaciones es conocer los mecanismos fisiólogicos o internos que permiten la orientación, por lo que despiertan poco interés entre los colombófilos. Los resultados de los investigadores son controvertidos y fragmentarios y no permiten siempre comprender como el palomo se orienta y así evitar los desastres de ciertas competiciones. Sin embargo un equipo inglés acaba de escribir un artículo que sin duda interesará a la gran mayoría de colombófilos y que me gustaría comentar.

Este artículo concierne a la transmisión de información o de conocimientos entre palomas experimentadas y palomos novatos ("naïf"). Para los colombófilos este artículo es de gran utilidad para reconducir los métodos de entrenamiento. En concreto, el propósito del estudio inglés es saber si una paloma no experimentada es capaz de seguir un palomo experimentado y de aprender a orientarse.

La experiencia se realiza como sigue.

Preparación:

60 palomas que vuelan alrededor de un palomar, son entrenadas por primera vez cuando alcanzan la edad de "yearling". Vuelan colectivamente una vez y se les suelta de manera individual dos veces más desde dos puntos distantes 4 km del palomar. Tras esas sueltas quedan 40 palomos que se separan en dos lotes y se les vuela como sigue:

El lote 1 es entrenado desde A que dista 10 km al palomar, y el lote 2 es entrenado desde B que dista 13 km desde el palomar. Los puntos A y B se sitúan en direcciones opuestas al palomar. En concreto, cada lote es volado en 5 sueltas conjuntas desde su punto y posteriormente desde el mismo punto se libera a los palomos en sueltas individuales cuatro veces más.

Desde este momento, las palomas están preparadas para someterlas a la prueba siguiente, desarrollada en dos etapas.


Etapa 1:

A partir del punto de suelta A, se sueltan las palomas por pares, formándose tres clases de pares:

- Pares E+E (palomas experimentadas desde A)

- Pares N+N (palomas experimentadas desde B o No
  experimentadas)
- Pares E+N (una paloma de cada lote)

Para cada par liberado se estudian los siguientes parámetros:

- Dirección de vuelo cuando desaparecen (el lugar es despejado, de manera que se sigue a los palomos con prismáticos hasta que desaparecen, anotándose como dirección la observada en el momento que ya no se ven)
- velocidad
- salida o llegada en pareja o en solitario.




Los resultados son los siguientes:

Dirección de vuelo Velocidad media (m/min) Salida en pareja Llegada en pareja
Pares E+E Al palomar 915 100% 100%
Pares E+N Al palomar 831 100% 90%
Pares N+N En contra del palomar 142 100% 0%

Comentarios a la etapa 1:
Las parejas E+E y E+N se comportan de manera casi idéntica y muy diferente a las parejas N+N
- En las sueltas E+N, la paloma E reconoce claramente el lugar de suelta y la paloma N en ausencia de referencia, opta por confiar en su instinto gregario que le conduce a no quedarse sóla. El tiempo de vuelo es bastante corto (+/-15 min), la paloma N llega al palomar casi sin darse cuenta. Será importante repetir la misma experiencia desde puntos más alejados, a fin de conocer si la paloma N continua siguiendo la paloma E durante tiempos de vuelo más largos.

A pesar de los entrenamientos intensivos, las palomas N+N están desorientadas. De hecho por la dirección de su salida parece más bien que piensan estar en el punto B, y parten en la dirección que están habituadas a tomar. Estas palomas no se ubican en el momento de la suelta, sino que toman la dirección memorizada. Esto confirma el interés que hay por entrenar los palomos en la línea de vuelo de la competición.

Con los GPS portátiles para palomas (ya existen), se podrá comprender porqué las parejas N+N que salen juntas llegan separadas. Incluso permitirá conocer, en el caso de parejas E+N y sueltas más lejanas, en que momento la paloma N se separa si llegase a hacerlo.

Es importante resaltar que los autores ingleses del artículo consideran que un palomo soltado desde un nuevo punto que no conoce es "novato" "naïf", a pesar de haber volado antes 12 veces desde 3 sitios distintos (el artículo francés señala, creo que por error, 13 veces). Los resultados son aún más sorprendentes si se tiene en cuenta que las palomas no se entrenan por primera vez hasta la edad de yearling. ¿influye este parámetro en el resultado?

Etapa 2:

Desde el punto A todos los palomos que participaron en la etapa anterior se liberan ahora individualmente. Se estudian los mismos parámetros con el siguiente resultado.

Dirección de salida Velocidad media m/min
Paloma E Al palomar 915
Paloma N de par E+N Variable 228
Paloma N de par N+N Variable 240

No causa sorpresa el que las palomas E, soltadas solas, vuelvan tan rápidamente como cuando se soltaban por pares.

- Por el contrario las palomas N, que habían volado con una paloma E, no muestran mayor eficacia de orientación que las N que volaron sin "maestro" en la etapa 1.

Desde el punto de vista del colombófilo es evidente que el entrenamiento E+N no aporta nada a la paloma N, el comportamiento de la paloma N es totalmente pasivo y no agudiza su sentido de orientación. De manera más sorprendente, las palomas N procedentes de un para N+N, no son mejores... (más correcto sería decir que: a pesar de haberse esforzado las palomas N de pares N+N en la etapa anterior no muestran mucha mayor habilidad que las palomas N de pares E+N en la segunda etapa; el esfuerzo anterior les ha valido poco, aunque mejoran su velocidad media de 142 a 240 m/min)
Mi interpretación (del traductor francés) sobre el tema es que el comportamiento es el siguiente:
- La paloma mensajera ha he heredado de su ancestro, la paloma bravía, un comportamiento gregario.
- La ausencia de compañero de vuelo en una suelta en un lugar desconocido conlleva un estrés importante que obliga a la paloma a posarse.

Conclusiones:
A la vista de los resultados, pueden obtenerse las siguientes conclusiones.
- 1/ los métodos consistentes en el entrene de pichones con palomas experimentadas deben abandonarse.
- 2/ los entrenamientos colectivos no dan a todas las palomas la misma educación. Para disminuir el estrés ante la soledad, es importante habituar a la paloma a volar sola.
- 3/ en los concursos de velocidad, la clasificación de la paloma será mejor si ya conoce el punto de suelta y ha volado desde allí al palomar numerosas veces.




Comentarios propios:

a) Hubiera sido deseable una tercera suelta individual con las palomas N para comparar la progresión entre palomas N de pares E+N y palomas N de pares N+N.

b) el estudio demuestra que una paloma experta no aporta nada o casi nada a las novatas, ni información, ni desarrollo de su sexto sentido; más bien lo contrario: sólo le aporta seguridad y pasividad.

Otros comentarios aventurados no deducibles de la experiencia realizada

a) También hubiera sido deseable que la misma experiencia se realizase con pichones o palomas más
- jóvenes a fin de comparar la diferente progresión entre jóvenes y adultos. En este aspecto aventuro que con palomas más jóvenes, en la segunda etapa habrían destacado las palomas N de pares N+N sobre las palomas N de pares E+N, y de manera especial las hembras. Ello, lo fundamento en que un juvenil tiene mayor capacidad de aprendizaje y a que las hembras "despiertan" antes

b) La dirección de partida de los pares N+N en la primera etapa (contraria al palomar) demuestra que las palomas mensajeras se orientan fundamentalmente por referencias lejanas.
Ello significa que cuanto antes debemos habituar a los pichones a ejercitar su sexto sentido para que se desarrolle adecuadamente y no hacer muchas sueltas cortas que sólo sirve para memorizar el paisaje. Quizás haya que saltar de los 5 o 10 km a los 100 km cuanto antes sin pasar por distancias intermedias. Y por lo que he leído esto último debe hacerse especialmente con palomas de razas de fondo.

c) La página francesa publica un estudio sobre la incidencia de los halcones en los vuelos de las palomas mensajeras, según horarios y número de palomas en vuelo. El artículo es muy interesante pero atrae numerosas opiniones o manifiestos de "falcofobia" que no comparto.


LA INTELIGENCIA Y LA ORIENTACIÓN 
EN LAS PALOMAS MENSAJERAS

La inteligencia y las facultades de orientación.
He aquí las dos cualidades básicas de una paloma mensajera, las cuales el examinador no puede ver.
Es muy fácil decir que tal o cual paloma es inteligente; pero no nos cabe la menor duda de que siempre será una adivinanza.
La inteligencia y la facilidad para orientarse se encuentran entre las más grandes cualidades de una paloma mensajera. Y el hecho de que estas dos cualidades vayan algunas veces emparejadas con muchas otras, no quita nada de exactitud a la observación que acabo de hacer. La inteligencia y la facilidad para orientarse rápidamente y bien son indispensables a la paloma mensajera. Estas cualidades pueden mejorarse en relación con la buena condición y esperando su punto culminante gracias a la forma.
Algunas veces ocurre que alguna paloma que ha logrado muy buenos resultados durante varias temporadas, se pierde en el curso de una pequeña etapa preparatoria. Su dueño no se ha percatado a tiempo que ella no poseía una condición deseada para comenzar el entrenamiento. Este es un hecho que se produce regularmente y del que muchos aficionados han sido victimas.
La inteligencia las conduce hacia los valles cuando hace falta volar contra el viento. Ella, les permite igualmente buscar todas las corrientes que las lleven a alcanzar la más grande velocidad cuando el viento sopla en la dirección del palomar.
He aquí simplemente dos ejemplos entre muchos otro, que figuran en el mismo orden de ideas.


Una paloma no ganara jamás un premio de cabeza cuando vuele contra un viento muy fuerte, ni tampoco la que vuele a la altura de los tejados cuando el viento permite alcanzar una velocidad de 1600 a 1800 metros por minuto.
Es un gran error el creer que estas dos cualidades no son necesarias a las palomas de fondo. La rapidez en la salida tiene mas importancia para las palomas de velocidad que para la de fondo. Para las primeras, la distancia no es muy larga, para las otras la duración del vuelo es más grande. Puede ocurrir también, que una paloma de fondo deba quitar su línea de vuelo para evitar una tormenta, un banco de niebla o un chaparrón. Es entonces cuando la fuerza y la seguridad de sus facultades de orientación son sometidas a la más ruda prueba a fin de permitirle encontrar el camino mas corto hacia su palomar.
Para merecer el nombre de paloma de fondo, esta debe ser capaz de orientarse bien aunque sea sorprendida por malas condiciones atmosféricas.
En el transcurso de una temporada, hay muchos concursos en los que la velocidad de vuelo tiene menos influencia que el total de los kilómetros a cubrir. La paloma de larga distancia raramente conserva una línea de vuelo directa. Y en tales circunstancias, uno no puede olvidar que la inteligencia y el sentido de la orientación juegan un papel particularmente importante.
Estas dos cualidades hay que atribuirlas ante todo a la raza antes que a uno u otro azar. No existe ningún medio para dárselas a las palomas que no las posean. En el caso en que estas les falten a las suyas, entonces hace falta introducirles otras que son particularmente dotadas en ese aspecto.
Verdaderamente, es así como hay que obrar en lo referente a las cualidades hereditarias. Ellas no se obtienen, pero pueden ser transmitidas por la sangre. 




¿CÓMO SE ORIENTAN LAS PALOMAS MENSAJERAS?

Es común ver en las películas o documentales una paloma con un diminuto pergamino enrollado en una de sus patas y que, al soltarla su propietario, desaparece a través de la ventana hacia una dirección concreta. Lo hace rápidamente, pues las palomas mensajeras vuelan con gran agilidad. Pueden llegar a alcanzar los mil metros de altura y en un día son capaces de recorrer hasta unos ochocientos kilómetros simplemente con el objetivo de cumplir su misión.

Lo que distingue a esta especial ave de los demás animales es sobre todo su peculiar instinto de orientación. Una vez adaptada a un palomar, si es llevada lejos del mismo, ya sea a pocos centenares de metros o a varios kilómetros, es capaz de regresar al ser dejada en libertad.

Muchas teorías se han expuesto al respecto de su capacidad para encontrar el rumbo. Todavía hoy día no dejan de ser teorías. Sin embargo, puede suponerse con cierta precisión la forma en la que lo hacen.

La paloma mensajera tiene muy desarrollado su reloj biológico acorde con la latitud en la que se cría, de forma que tiene todos sus ritmos vitales adaptados a la intensidad y duración de la luz del lugar donde vive para cualquier época del año. Así, si es soltada al norte de su palomar, encontrará que hay demasiada luz para ese momento y tenderá a volar en la dirección que la aleja del Sol. Lo mismo sucede si se suelta al sur, al oeste o al este, tomando en esos casos el camino más adecuado para que su reloj biológico se corresponda con la luz. Este instinto de orientación basado en compensar el desplazamiento aparente del Sol respecto a la hora y la latitud, se denomina menotaxia.


Sin embargo, esta facultad sólo le sirve para aproximarla al punto de destino. Para llegar al palomar en su tramo final, emplea otro sentido de orientación, más evidente, basado en el reconocimiento previo de puntos fijos en varias direcciones: edificios, árboles, jardines, etcétera. Esta capacidad de orientación es llamada farotaxia.

Queda añadir que si el cielo está cubierto por nubes, la paloma queda algo desorientada. A pesar de todo, su instinto de menotaxia puede ayudarla a continuar si es capaz de vislumbrar la intensidad y dirección de la luz por entre las nubes. Si ya está orientada, puede continuar en la misma dirección hasta aproximarse a lugares más conocidos que le permitan usar la farotaxia. En un último caso, opta por detenerse sobre lugares suburbanos hasta que el cielo quede despejado o para refugiarse de una tormenta, si bien es cierto que muchos ejemplares no llegan nunca a su destino si se encuentran bajo esta circunstancia.




¿CÓMO “LEEN” LAS AVES EL CAMPO MAGNÉTICO DE LA TIERRA?

Recientes estudios científicos han descubierto una sustancia situada en los ojos de los pájaros, sensitiva a la los campos magnéticos. Cuando se prueba a emplazar pequeños imanes en la cabeza de las palomas de tal manera que su cerebro queda dentro del campo magnético de los imanes, la capacidad de orientación la reducimos casi en su totalidad. Algunas palomas se pierden incluso en un espacio de una milla.

En otro experimento las palomas son parcialmente cegadas con unos gorros que solo permiten ver el cielo y el suelo. En este caso, las palomas liberadas a varias millas de distancia regresan rápidamente al palomar.

Parece evidente que las palomas confían en su capacidad de interpretar campos magnéticos terrestres a la hora de encontrar el camino de retorno. La situación visual tiene que ver poco con la orientación.

 El conocimiento de la capacidad de recibir información por la paloma para orientarse, y la existencia de una parte física del ojo sensible a las fuerzas magnéticas, invitaron a los aficionados colombófilos a buscar factores comunes relevantes en los ojos de las palomas.
 Estos estudios están siendo ahora analizados por varias agencias investigación en distintos países. Un descubrimiento reciente revela la capacidad de algunos pájaros  de ver las estrellas a la luz del día.

 Durante los 40 últimos años muchos aficionados han descubierto factores relevantes en los ojos de las palomas.


Esta teoría o aspectos a menudo encuentran su campo de trabajo en el circulo que rodea la pupila del ojo. Como una regla general, cuanto más grueso es este factor, mayor es la capacidad de orientación de la paloma.

¿ En el signo del ojo la sustancia sensible a los campos magnéticos de la tierra ?

 El color no parece tener importancia en estas teorías aunque con una paloma con signos del ojo en la zona coloreada, tiene mayor probabilidad de transmitir su descendencia un color y signos similares. Si un antecesor ha tenido buenos resultados deportivos… entonces nos veremos animados a criar palomas con estas marcas en los ojos. Los resultados casi siempre muy relacionados con la transmisión de condiciones físicas, cualquier obstáculo en el conocimiento del potencial de una paloma y su probabilidad de éxito en este, depende mucho del análisis.



¿Cómo pueden las aves viajar por medio mundo sin ayuda de un mapa o un callejero?

Ellas no tienen la capacidad de conocer esas largas distancias y las inclemencias del tiempo muchas veces les impiden usar el reconocimiento visual para volver a casa. Es evidente que ellas han encontrado una fuente de información que les indica el camino a seguir.

¿ Cuál es esta información? ¿ De dónde provienen? ¿ Qué parte del cerebro de las aves recibe esta información y cómo utilizan las aves esta información durante los vuelos?

Campos magnéticos…….. la energía más secreta que desde lo más profundo de la tierra habla a nuestras palomas.

 Con nuestros avances técnicos en los últimos años,  especialmente en los estudios aerospaciales y electrónica,  es ahora posible saber la magnitud de los campos magnéticos en cualquier planeta de nuestro sistema solar.  Se tienen las instrucciones y el conocimiento que nos permiten este estudio.

Vamos a profundizar un poco en esta energía que permite a las aves dar la vuelta al mundo, volviendo al mismo refugio, nido o árbol cada temporada de cría, hasta 12000 millas de distancia.

Algunas  aves utilizan el sol. Estas aves pasan el verano en el ártico como Canadá, Alaska o Rusia y siguen al sol, al sur, para pasar el verano el verano el  hemisferio sur, en lugares como Argentina , Nueva Zelanda o Tasmania.

Cuando terminen de leer este párrafo, vuelvan a la fotografía de la tierra al comienzo de la página. ¾ partes de la tierra son agua. No existen señales  ni postes que indiquen que indiquen el camino, y millones de pájaros cruzan los océanos con éxito continuamente,  de la misma manera que uno va ala vuelta de la esquina a comprar un paquete de cigarrillos.

EL CAMPO MAGNÉTICO DE LA TIERRA

La razón más valida que permite a las aves cruzar los océanos, volar por altas montañas, cruzar desiertos y llanuras…… es el campo magnético de la tierra.

Grande grupos de aves migratorias han sido descubiertas por radares de noche a gran altura,  miles de millas lejos de la costa. Esta es una observación, común de los oficiales de radar de la marina mercante en el medio de los océanos. Algunos pájaros han sido detectados con señales electrónicas y registrados por satélite en sus largos recorridos. Estos vuelos son posibles gracias a su capacidad de “leer” los campos magnéticos de la tierra.

¿Dónde genera la tierra sus campos magnéticos……… buena pregunta?

La respuesta viene de lo más profundo de la tierra donde se encuentran pesadas y densas masas de hierro. Se ha aprendido más acerca de estos Campos, su distribución y composición. Mientras que un campo magnético generalmente se crea con un magnetismo normal, existen muchas áreas dentro de un campo magnético donde las líneas de fuerzas existentes en el interior del planeta.

….¿ Cómo es que mi paloma llega a casa ?…
Permítame decir apenas que este campo magnético de la tierra está presente como una fuerza en dos direcciones verticalmente y horizontalmente alrededor de la tierra entera. Se emite desde la tierra en el polo sur y reentra en la tierra por el polo norte.

Estos cambios magnéticos de la fuerza día a día han tenido los registros mantenidos por siglos con respecto a la magnitud y a la dirección.

También usted quizá pregunte……… si una paloma puede “leer” el campo magnético de la tierra y su intensidad, la fuerza y la dirección…….….. ¿Cómo ellas pueden llegar a perderse?.

Esta pregunta ahora se puede contestar. La respuesta es por causa de la actividad violenta que sucede dentro de nuestro sol.

Nuestra estrella es una pelota masiva de la energía. Es de 109 veces el diámetro de nuestro planeta. Su masa es de 1,2 millones, cronometran que la de la tierra y tiene una temperatura del centro de 14 millones de grados.

Las reacciones nucleares suceden continuamente en lo profundo, en el centro del sol y estos flujos de energía fluyen a al superficie como radiación.

Algunas de estas radiaciones se propagan fuera en espacio a través  de partículas cargadas.




Estas nubes de plasma y partículas cargadas se presentan en forma de nubes de un tamaño millones de veces mayor que la propia tierra. Estas hacen contacto con los campos magnéticos de la tierra están móviles en el espacio.

Cuando alcanzan nuestro planeta alteran la fuerza y el estado de los campos magnéticos.



En al fotografía anterior podemos ver una protuberancia solar girando cientos de miles de millas en el espacio. Si se compara la tierra con el tamaño del sol…. Sería menor que un punto y aparte dentro de esta página. Estas partículas de origen solar llegan a la tierra causando tormentas magnéticas y auroras boreales cerca de los polos. Cuando se producen en una gran magnitud, pueden producir zonas de sombra a los sistemas electrónicos de la tierra. No solo nuestras palomas se pierden, afectan también a la navegación aérea, sistemas de comunicaciones y cortes de suministro eléctrico en algunas poblaciones.







EFECTOS DEL CAMPO MAGNÉTICO 
EN LAS PALOMAS MENSAJERAS 


Efectos del estado del campo magnético sobre el desarrollo de los concursos, independientemente del tiempo.
Con el campo magnético calmado, ningún desastre fue comprobado. Solamente algunos vuelos anormales con los pichones.
Mientras que las palomas de un año y las adultas desarrollaron prácticamente bien los concursos.
Osea que en el momento en el campo magnético esta en calma, las condiciones metereologicas influyen relativamente poco en el desarrollo de los concursos de las palomas de año y adultas, a no ser que sean fenómenos habituales ( lluvia, niebla etc.) muy acusados.

En cambio con los pichones los fenómenos habituales son mucho más decisivos.

Con el campo magnético moderadamente perturbado el desarrollo de los concursos fue malo. En este caso es donde coincidieron los desastres y de una manera significativamente mucho mas importante que con los campos magnéticos menos perturbados.
Osea que cuando el campo magnético esta moderadamente perturbado influencia mucho en los concursos para todas las palomas sea cual sea el tiempo.

Con el campo magnético muy ligero o débilmente perturbado, ningún percance fue comprobado en el desarrollo de las sueltas. Esto nos lleva a creer que hay una interacción muy compleja entre los fenómenos meteorológicos y los fenómenos geomagnéticos y en lo que concierne a la orientación y la navegación de las palomas mensajeras.




Solo las investigaciones científicas podrán algún día clarificar este fenómeno de una manera exacta.
Es sobre todo este ultimo grupo que nos llama la atención. En el estudio de los fenómenos meteorológicos el lector atento habrá observado que la determinación de la posición del sol en el cielo por las palomas solo es posible si hay pocas nubes y la visibilidad es buena. Después de varias estudios de campo y en el laboratorio se sabe que las palomas son capaces de utilizar el sol como compás para regresar al palomar
Esto fue demostrado en 1957 por G.Kramer. Es destacar que para la apreciación de la posición del sol no es necesario que el disco solar sea visible; según este estudio con 5/8 de nubes ya es suficiente.
Con lo cual el grado de visibilidad y de nubosidad también es un factor determinante para que las palomas utilicen su compás solar.


MAGNETISMO
BRÚJULAS NATURALES EN LOS SERES VIVOS
Richard Blakemore, microbiólogo de la Universidad de Durham, publicó las primeras pruebas incuestionables de la interacción entre el campo geomagnético (o magnético) y el ser vivo. Al observar muestras de agua recogidas en sedimentos de Woods Hole, Blakemore advirtió que un gran número de bacterias nadaba hacia un extremo de la gota de agua situada sobre la platina del microscopio. Pensó, en un comienzo, que tal vez se tratara de una especie de fototaxia (orientación hacia la luz), pero luego comprobó que ocurría lo mismo sin estímulo luminoso; las bacterias seguían aglomerándose en el mismo extremo de la gota. Verificó, a continuación, que la respuesta observada se alteraba drásticamente en presencia de un campo magnético. Las observaciones de Blakemore mostraban que ciertas bacterias se orientaban en el campo magnético terrestre y nadaban paralelamente a las líneas de campo.

Los análisis de microscopía electrónica y otras técnicas demostraron que en el interior de esas células había cristales de magnetita, un mineral fuertemente magnético, muy común en la superficie terrestre. En diversas bacterias se ha puesto de manifiesto que los cristales de magnetita forman una cadena lineal que actúa como la aguja de una brújula. Cada cristal encontrado en el citoplasma se halla envuelto por una membrana biológica, prueba de que la magnetita forma parte de un orgánulo especializado: el magnetosoma.

La orientación magnética de las bacterias caracteriza un tipo de taxis en el que el campo magnético aparece como estímulo, por cuya razón se le denomina magnetotaxia y, magnetotácticos, los microorganismos que lo presentan.

Las velocidades de emigración pueden ser bastante altas; las bacterias de 1 micra de diámetro llegan hasta las 200 micras por segundo.

La orientación magnética presentada por estos microorganismos admite una explicación sencilla. El material magnético hallado en el citoplasma produce un momento magnético resultante que interactúa con el campo externo, interacción que se desarrolla en el sentido de orientar la cadena de cristales en línea de campo a través de un par de fuerzas proporcional al momento magnético de la célula y al campo magnético. El desplazamiento observado se debe a la acción del flagelo, orgánulo de la motilidad de esos organismos.

Tenemos, pues, en resumen, que el microorganismo suspendido en un medio se comporta como una brújula microscópica natural y que la acción flagelar produce el desplazamiento observado.

Las bacterias magnetotácticas medran en lugares muy dispares y constituyen poblaciones importantes en los sedimentos acuosos de todo el mundo. Por su parte, la inclinación del campo magnético difiere con el lugar. Ambos, los microorganismos magnetotácticos del sur geomagnético y los del norte geomagnético, emigran hacia abajo, hacia la región de menor concentración de oxígeno molecular. Es probable que todos los microorganismos magnetotácticos sean anaeróbicos (vivan en un ambiente reductor) o microaeróbicos (en bajas con centraciones de oxígeno).

Para que la orientación se ordene siempre hacia abajo, la dirección del momento magnético, en relación con el flagelo, debe ser la contraria a la que manifiestan las bacterias del hemisferio norte y la del sur.
Las bacterias del sur, las halladas en el hemisferio sur geomagnético, poseen momento magnético antiparalelo a la dirección del movimiento; dicho de otro modo, su vector momento magnético apunta hacia el terminal flagelar. Las bacterias del norte, por contra, presentan una orientación de momento magnético inverso. En la región del ecuador magnético se encontraron poblaciones de microorganismos magnetotácticos con un reparto equitativo de individuos sur e individuos norte.

Se han encontrado individuos magnetotácticos en bacterias del género Sipirllium, Coccus, Diplococcus, etc.

En algunas bacterias se han encontrado cristales que no contienen oxígeno, pero sí tienen hierro y azufre, por lo que se asemejan al mineral pirrotina (FeS). También se ha identificado otro sulfuro de hierro llamado greigita (Fe3S4). Para otros investigadores, se trata de una suma de dos cristales: greigita y pirita (FeS2).

Año tras año, llegado el otoño, las mariposas monarcas (Danaus plexippus) abandonan la región de cría, en el oriente de Estados Unidos y Canadá, y recorren 4000 km. hasta llegar a sus zonas de invernada en Méjico. Estas mariposas se sirven de una brújula solar para orientarse durante el viaje migratorio. Se basan en la hora del día y la posición del sol para mantener un ángulo de orientación y un rumbo al sur. Pero, pese a la falta de señales en el firmamento, las monarcas continúan orientándose correctamente, de donde se infiere que esas mariposas poseen también otro mecanismo de orientación, quizá una brújula geomagnética.

Las crías de tortuga boba (Caretta caretta), que nacen en las costas de Florida, se adentran en el mar, estableciendo en seguida el rumbo que las aleja de la costa.
Después de penetrar en la corriente del Golfo, las jóvenes tortugas podrían nadar, Atlántico arriba, en dirección este, torcer con rumbo sur para rodear los Sargazos, y, por fin, en el regreso, hacia el oeste, hacia las playas de Florida. Quizás una de cada 100 (las que llegan a adulta) navegarán de vuelta, camino, frecuentemente de la misma playa donde nacieron, para esta blecer la nidificación. Estas tortugas son capaces, recién nacidas, de realizar viajes de unos 12.000 km. Viajan de noche y a gran profundidad, por lo que el Sol no les sirve de nada. Los fondos submarinos son demasiado profundos para servir de punto de referencia, y los sonidos y los olores sólo pueden ser útiles a corta o media distancia. Desde hace unos 10 años, los especialistas buscan la respuesta en el campo magnético terrestre. Dicho campo da una información fiable de día y de noche y casi no es modificado por las perturbaciones meteorológicas. Las tortugas marinas, por tanto, podrían utilizarlo para orientarse.

Al poco de penetrar en el océano, inferíamos, las crías comenzaban a fiar en una brújula magnética. La brújula continuaría operando después de que las tortuguitas perdieran de vista la costa, permitiéndoles persistir en su ruta uniforme hacia alta mar, hasta la corriente del Golfo.

Las tortugas marinas disponen, en potencia, además de información sobre la inclinación de la línea de campo magnético y de la intensidad de campo, de una fuente adicional de información magnética: la proporcionada por las bandas de máximos y mínimos magnéticos del suelo marino. Esas bandas se presentan en las zonas de expansión del fondo oceánico, áreas de alejamiento de placas. Cuando el material emergido se enfría, adquiere una magnetización paralela a la dirección del campo geomagnético.
La polaridad del campo magnético de la Tierra se ha invertido a intervalos regulares durante la historia del planeta (al menos 23 veces sólo en los últimos 5 millones de años). Por tanto, las bandas de fondo oceánico formadas durante períodos de polaridad geomagnética opuesta están magnetizadas en direcciones opuestas. A medida que el suelo oceánico se expande, las placas se van distanciando mutuamente, proceso que con el tiempo produce una serie de bandas alternas a lo largo del fondo oceánico. La señal magnética de cada banda puede sumarse al campo geomagnético local, aumentando ligeramente el campo total (creando máximos magnéticos), o bien se opone al campo actual de la Tierra, reduciéndolo (lo que resulta en mínimos magnéticos). Podemos detectar tales bandas de intensidad magnética máxima y mínima en regiones muy extensas de océano abierto. Algunos investigadores han demostrado que las ballenas y los delfines quedan con frecuencia varados en playas donde los mínimos magnéticos intersecan la tierra, lo que da pie para suponer que los cetáceos siguen esas rutas en su migración. Dichas sendas podrían proporcionar información direccional a las tortugas migrantes.
La utilización del campo magnético por las aves para orientarse durante las migraciones, sospechada ya por los ornitólogos a principios del siglo XIX, es, desde hace unos 30 años, un hecho establecido. Esta brújula magnética podría ser la primera de que disponen las crías sin experiencia migratoria; las demás brújulas (solar, estelar, o basada en la polarización de la luz), se constituyen durante la experiencia de vuelo.

La idea de que los fotorreceptores podrían estar implicados en la percepción del campo magnético fue formulada por primera vez en 1977 por el físico inglés M. Leask, de la Universidad de Oxford, sobre bases teóricas. Según este autor, la rodopsina (principal fotopigmento de la retina) podría detectar el campo magnético gracias a un fenómeno físico de tipo "bombeo óptico".
La absorción de fotones por la rodopsina haría pasar los electrones de estas moléculas a niveles excitados, algunos de los cuales están dotados de propiedades magnéticas. Los millones de moléculas de rodopsina quedarían transformados en minúsculos imanes temporales capaces de alinearse siguiendo las líneas del campo magnético. Semejante mecanismo estaría asociado a los procesos de visión o, como sugieren algunos investigadores, podría dar origen incluso a una percepción visual del campo magnético terrestre.

Esta teoría es particularmente seductora porque numerosos estudios han puesto de manifiesto que las aves utilizan una brújula magnética de inclinación, basada en el ángulo que las líneas de campo forman con el horizonte. Dichas línea se inclinan hacia abajo en el hemisferio norte y hacia arriba en el hemisferio sur. Por ello, el ángulo varía entre cero grados en el ecuador geomagnético y noventa grados en los polos, lo cual permite a las aves orientarse con respecto al ecuador. Los fotopigmentos de la retina, que según Leaks, se orientan en la dirección del campo magnético, estarían implicados en la detección del ángulo de inclinación.

Pese al entusiasmo (o la prudencia) que suscitan estos estudios, la percepción del campo magnético por los fotopigmentos no da cuenta por sí sola del comportamiento de orientación del ave. El último estudio, que acaba de ser publicado por el equipo alemán y australiano, en colaboración con la universidad del estado de Nueva York, sugiere que en la orientación de migración de llamado pájaro de anteojos (Zosterops lateralis) intervienen también los cristales de magnetita. C. Walcott, J. L Gould y K. L. Kirschvink, de la universidad de Princeton, descubrieron en 1979 la presencia de cristales de magnetita en el cráneo de la paloma, entre el hueso y la duramadre, y sugirieron que podían jugar un papel en la detección del campo magnético.

Sem, en aquel entonces en la universidad de Francfort, y el propio Beason, identificaron estos cristales en la parte anterior del cráneo, encima del pico, de un ave migratoria del nuevo mundo, el goglu (Dolichonix oryzivorus).

En 1987, y más tarde en 1990, estos autores demostraron que las ramas oftálmicas y supraorbitales del nervio craneano trigémino inervan esta región y responden a variaciones artificiales del campo magnético. No obstante, sólo se obtienen modificaciones de la actividad eléctrica del "sistema trigeminal" para variaciones de intensidad del campo magnético, y no para variaciones de dirección. Este sistema, en consecuencia, no estaría involucrado en el funcionamiento de la brújula magnética. Dado que la intensidad del campo varía con las zonas geográficas, podría ser que indicara la posición y permitiera que el ave estableciera un mapa magnético de navegación.

Los experimentos sugieren que, al menos para el pájaro de anteojos, los cristales de magnetita presentes en la cabeza, no sólo indican la posición del pájaro (mapa de navegación) sino que también juegan un papel en la dirección a tomar (brújula). Una hipótesis seductora propuesta por los autores supone que ambos sistemas, uno dependiente de la luz y el otro de la magnetita, son dos componentes complementarios de un mismo sistema de orientación.

Según un grupo de investigadores, las palomas mensajeras sólo recurren a la brújula interna de magnetita cuando carecen de otras pistas de navegación:
Cuando no hay ni sol, ni luna, ni estrellas.

  BRÚJULAS NATURALES EN LOS SERES VIVOS
BIBLIOGRAFÍA
BRETON, Francoise, El ojo, al acecho del campo magnético, Mundo Científico nº 151, pág. 984, noviembre 1994.
FARINA, Marcos, Organismos magnetotácticos, Investigación y Ciencia nº 171, pág. 70, diciembre 1990.
KENNETH, J, La navegación de las tortugas marinas, Investigación y Ciencia nº 186, pág. 56, marzo 1992.
MARGALEF, Ramón, Ecología, Ediciones Omega S.A, Barcelona, 1995.
PEREZ, Sandra, Mariposas migratorias, Investigación y Cien- cia nº 266, pág. 46, noviembre 1998.
TEYSEDRE, Anne, Las palomas mensajeras tienen olfato, Mundo Científico nº 167, pág. 312, abril 1996.






UN SENTIDO DE ORIENTACION SIN PRECEDENTES


Las células nerviosas de las palomas, son muy sensibles al entorno, permiten identificar el espacio como pocos animales saben hacerlo.

ESTADOS UNIDOS  19/02/2002

Los científicos del Bowling green state University, en Ohio, han descubierto que en
el hipocampo de las palomas está la clave de la remarcable aptitud para orientarse.

El hipocampo es una zona del cerebro situado en un lado que le permite aprender y recordar el medio donde se desenvuelve.

Si se compara el hipocampo de las palomas y de las ratas, los investigadores han podido comprobar que el de las palomas presenta una actividad mas compleja que la de los roedores en el momento de explorar un sitio. Para esto los científicos conectaron unos electrodos en las neuronas de los animales encerrados en un lugar.

Las palomas registraron toda suerte de información visual para probar de identificar el espacio. Su visión está muy desarrollada.

Durante el Congreso Anual de la Asociación Americana para el progreso de la ciencia que se desarrolla en Boston el 14 al 19 de Febrero, los investigadores han presentado sus trabajos. El especialista Verner Bingman ha comparado el hipocampo de una rata con un Chevrolet y el de una paloma con un Cádillac.

Por esto la paloma mensajera es capaz de encontrar su palomar desde varios centenares de kilómetro de distancia. Las palomas fueron empleadas para el transporte de mensajes en las dos guerras mundiales y durante los conflictos coloniales. En Norteamérica eran empleadas para localizar los naufragios.

Esta facultad permite la existencia de competiciones de palomas donde los mejores ejemplares se venden a precios de oro. Esta actividad es muy lucrativa. Los investigadores científicos piensan que estos estudios facilitarán la vía del doping en las palomas encestadas para las competiciones. Los propietarios podrán estimular el cerebro de sus palomas con substancias químicas.

Artículo obtenido de SCIENCE OF LIFE.



CONCERNIENTE A LA ORIENTACIÓN

Los azúcares son la fuente de energía que mantienen activas las funciones básicas del organismo.( ritmo cardíaco, respiración, digestión, movimiento, energía de las células etc. etc.) En forma de fructosa o en combinaciones de dextrosa + glucosa y complementados muchas veces con vitamina B12 que activa el metabolismo de estos y junto con los electrolitos mantienen el nivel de los fluidos que llegan al cerebro. Son elementos indispensables para que este funcione correctamente por lo que influyen considerablemente en la orientación en el momento de la suelta y en la recuperación cuando llegan al palomar.

Además de ayudar a mantener el nivel hídrico, la reserva o toma de glúcidos constituye la fuente de energía para mantener el desgaste durante el viaje y durante la primera hora de vuelo.

Es por esto que una paloma no debe estar mas de 24 horas sin tomar alimento rico en glúcidos. La dieta extra rica en estos elementos antes y durante el enceste son muy eficaces para la buena ORIENTACION.




FACTORES Y NUTRIENTES 

DETERMINANTES

 EN  EL 

CEREBRO