¿COMO DETERMINAR EL SEXO EN PALOMAS MENSAJERAS?




Voy a intentar aportar una lista de declaraciones, hechos y observaciones sobre la gran variedad de formas que existen de diferenciar los sexos en las palomas mensajeras. No pretende ser, de ninguna manera, una lista completa de todos los factores que pueden determinar el género, ya que estoy seguro de que existen numerosos marcadores que indican una diferencia entre macho y hembra que no somos capaces de entender u observar en nuestras emplumadas compañeras.
Muchos de los elementos enumerados a continuación han sido recopilados de varios libros, algunos los he aprendido observando a mis propias aves y otros me los han transmitido viejos aficionados a las palomas. La primera mitad de este artículo está enfocada a las, llamémoslas, “exhibiciones” de género, mientras que la segunda se centra en el momento posterior al nacimiento.



Durante las Guerras Mundiales se usó un gran número de palomas mensajeras como medio de comunicación en el campo de batalla y gracias a ellas consiguieron salvarse muchas vidas. Una de las palomas más condecoradas durante la 1ª Guerra Mundial y con mayor reconocimiento para la posteridad fue “Cher Ami” (“Querido Amigo”), durante una de aquellas batallas, fue capaz de recorrer una distancia de 40 Km. en 25 minutos, lo que equivale a 96 Km./h. La pata a la que habían acoplado la cápsula que contenía los mensajes estaba unida por unas hebras de tendón al cuerpo, que también presentaba una herida en el pecho. Fue capaz de entregar su mensaje y salvar a los miembros del “Batallón Perdido”. Tras su muerte, el cuerpo de “Cher Ami” fue disecado y se exhibe actualmente en el Instituto Smithsonian en Washington DC. El taxidermista encargado de conservarlo descubrió que se trataba realmente de una hembra. Sirva esto como ejemplo de que, en ocasiones, es difícil dictaminar el sexo de las palomas incluso para los mejores expertos en aves.
Conozco algunas de las cosas que pueden contarnos las palomas con sólo examinarlas con la mirada. Con esto en mente, voy a enumerar los diversos signos indicadores de género que podemos ver en el palomar.

Observando las señales reveladoras de sexo:



-MACHOS.
1.    Fijémonos en que los machos suelen tener una mayor estatura y en que la mayoría de ellos presentan una cabeza más grande.
2. Observando la cola de un macho, veremos que ha sido arrastrada por el suelo del palomar o por la tierra y tendrá sucio su borde exterior.
3. Intentará atraer a la hembra tras de si, con esto quiero decir que tratará de llevarla de regreso al nido, persiguiéndola por el palomar o, si están en el exterior, por el suelo que lo rodea o por el tejado. De ambos, el macho es el de la parte posterior.
4. Tienden a picotear a la hembra para atraer su atención, generalmente en forma de un ligero picoteo, no con intención de lesionarla.
5. Ejecutan una danza en la cual, entre otros movimientos, predominan el caminar trazando un 8, agachar la cabeza o inclinarse y girar en círculo.
6. Emiten un arrullo bajo y, en general, parece que están discutiendo con la hembra.
7. Picotearán las plumas de la parte interior del ala más cercana a la hembra, para alzarla después.
8. Ejecutan una especie de carga contra las hembras, en un intento de intimidarlas.
9. Llaman a la hembra desde el nido.
10. Buscan material de nidificación para llevárselo a la hembra, ofreciéndoselo para que lo use en la construcción del nido.
11. Una vez que eligen un lugar para nidificar, se agachan e invitan a la hembra a acercarse con arrullos bajos.
12. Son más agresivos.
13. Sus ojos (las carúnculas oculares) no son tan redondos como los de las hembras.
14. Ocupan su posición en el nido cerca del mediodía, relevando a la hembra para que coma y pueda tomar un poco el sol.


-HEMBRAS.
1. Son más pequeñas en estatura y sus rasgos son más suaves.
2. Ocupan su posición en el nido durante la noche.
3. Los huesos de la horquilla posterior presentan mayor separación.
4. Son más tímidas.
5. Tratan de alimentar al macho metiendo su pico en el interior del de su pareja.
6. Cuando el macho haya elegido el nido, volará hasta su lado y se agachará colocándose en posición de acoplamiento.
7. Suelen tener los ojos más redondeados. Me refiero a que las carúnculas presentan esquinas menos pronunciadas.
8. Durante la persecución nupcial, es la paloma que va delante.
9. Son pocas las veces en que emiten algún sonido.
10. Frecuentemente suelen estar más limpias.
11. Son las únicas que ponen huevos…
12. Suelen acicalar al macho, picoteándolo ligeramente alrededor de los ojos, los oídos y la cabeza.
13. Suelen ser más delicadas a la hora de beber. Quiero decir que sólo sumergirán parte del pico en el agua, mientras que los machos beben con todo el pico metido en el agua.
Llegados aquí, es importante resaltar que hay ocasiones en las que machos y hembras se imitan unos a otros, por lo que podría ser posible ver una hembra, por ejemplo, llevando material de nidificación al nido, o que el macho pase la noche incubando en el nido.
Estas son sólo algunas de las diferentes técnicas que existen a la hora de determinar el sexo sobre las que he leído, pero estoy seguro de que existen muchas más. En cuanto a la validez de estos métodos, tendrán que utilizar su propia experiencia para quitar una conclusión aceptable. Tengan en cuenta que no menciono, en ningún caso, aquellos en los que se hace necesario el uso de hilos, cordeles o alambres, combinados con saltar montados en una escoba durante una noche de luna llena, mientras cantamos “Swannneeee how I love you…”, etc.


DETERMINACIÓN DEL SEXO SEGÚN LA CLOACA





Este método está tomado del libro “La Paloma”, escrito por Wendel M. Levi y hace referencia a la determinación del sexo en los pichones desde el nacimiento hasta el emplumado (23 o 24 días). Ha llegado hasta nosotros desde Japón a través del Sr. Iwata. Las instalaciones colombófilas de “Palmetto”, en Carolina del Sur, no tuvieron demasiado éxito a la hora de usarlo. Es un sistema complejo y requiere bastante estudio para llegar a dominarlo.
Mediante la observación de la cloaca (concretamente de su agujero), desde nuestro punto de vista, en el caso de que estuviésemos observando un macho, veríamos como el borde superior de la cloaca sobresale más que el inferior. En la hembras se da el caso contrario, el borde inferior sobresale más que el de la parte superior.
Al mirarlo desde atrás, podremos ver que la hendidura está curvada hacia abajo, siendo el borde dorsal cóncavo y el ventral convexo y con ambos extremos vueltos hacia arriba.
En el caso de las hembras sucede todo lo contrario, el borde cóncavo podemos verlo en la parte ventral. Con sus extremos vueltos hacia abajo. Por otra parte, en las hembras, la apertura de la cloaca tiene una posición más dorsal y la porción de la cloaca situada ventralmente respecto a la apertura cloacal está más desarrollada que la dorsal.
Este es el mismo sistema que utilizan en las granjas de cría de aves de corral para sexar a los polluelos antes de venderlos.




Tras la muerte de una paloma le recorto las plumas que cubren la cloaca y compruebo su posición y forma. Luego le realizo una autopsia para determinar el sexo del ave y he podido comprobar que este método ronda el 70% de acierto… lo cual significa que había logrado determinar el sexo de la paloma en más del 70% de las aves a las que se la he realizado.


Método de los dedos.
El punto clave de este método radica en como colocamos los dedos a la hora de examinarlos. He descubierto que hay que dejar que el dedo central esté en su posición natural para luego, con mucho cuidado, colocar ambos dedos exteriores al lado del dedo central. Si forzamos los dedos en una u otra dirección, es probable que la lectura sea incorrecta, de modo que es necesario un poco de práctica para llevar a cabo este método.
Como muchos colombófilos saben, los machos presentan una diferencia entre la longitud de sus dedos, mientras que por lo general en las hebras son los 3 igual de largos. Atribuyo esto a la propia naturaleza, ya que los machos necesitan ser capaces de asirse bien durante la cópula. Las hembras no tienen esta necesidad, así que sus dedos pueden ser iguales y desarrollar un correcto efecto estabilizador. Aunque no estoy completamente seguro de esto.
Espero que esto ayude a arrojar algo de luz sobre la compleja tarea del sexado de palomas. He hablado con muchos colombófilos veteranos. Una vez escuché a uno de ellos relatarme, con un cierto brillo en sus ojos, “sí, uno de mis machos favoritos puso 2 huevos el año pasado…” jajajaja, así que ya nunca podremos estar seguros.
Pero recordad que ellas no tienen ningún problema a la hora de saber quién es quién.
 



Bibliografía: Libros, Internet, Enciclopedia.