LAS PALOMAS, HEROÍNAS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL










En una chimenea de una casa de Surrey (Inglaterra), donde se estaban haciendo reformas, aparecieron en noviembre de 2012 los restos de una paloma mensajera que conservaba anudado a su pata un pequeño tubo con un mensaje cifrado. Consistía en 27 grupos de cinco letras con supuesta información sobre las posiciones alemanas durante la II Guerra Mundial. 

Los técnicos de inteligencia trataron de descodificar el texto, pero tuvieron que pedir ayuda pública semanas después al no conseguirlo. Por fin, un aficionado experto en historia de Ontario (Canadá), logró descifrar el mensaje gracias a un libro de códigos de un tío abuelo suyo que había participado en la I Guerra Mundial. Su contenido era el siguiente: “Golpear a los pánzer de Jerry, aquí. Tropas, carros armados, baterías ingenieros, aquí”. El espionaje británico reconoció que entre 1939 y 1945 había empleado unas 250.000 palomas mensajeras para transmitir órdenes o localizaciones de objetivos enemigos. Cuando la información era de especial relevancia, mandaban dos aves con idéntico mensaje por si una de ellas caía en acto de servicio. En el caso de la chimenea, dijeron que no era posible saber si la paloma que llevaba la otra copia había llegado a su destino.



Una paloma mensajera de la II Guerra Mundial, enigma para la inteligencia británica





AFP / Lee Sanders     

Los criptógrafos británicos se rindieron ante una carta codificada de hace 70 años, que recientemente encontró un residente del condado de Surrey dentro de su chimenea. El mensaje metido en un pequeño recipiente se encontró adjunto a la pata de una paloma muerta, que probablemente en el año 1940 se ahogó al caer en la chimenea camino a su destino.
El centro de Comunicaciones Gubernamentales de Gran Bretaña, que es responsable de la vigilancia electrónica, lleva mucho tiempo intentando descifrar en vano el mensaje secreto que les llevó David Martin, que halló el cadáver del ave con la cápsula que contenía la carta cuando limpiaba su chimenea. La cápsula estaba colocada en la pata de una paloma muerta con un anillo fechado el año 1940.

En el mensaje aparecen 27 combinaciones, cada una de las cuales tiene cinco letras. Lo único que sacaron en claro los expertos fue una combinación 'Sjt' que significa 'sargento', pero el nombre 'Stott' que le seguía no fue identificado con ningún militar real. Tampoco identificaron el código 'X02' que, según la versión preliminar, denominaba al Comando de Bombarderos.

De momento los investigadores no han establecido ni al receptor, ni al emisor del mensaje. Ante la incapacidad de realizar la tarea, los expertos publicaron el mensaje en internet, esperando que posiblemente alguien lo pueda descifrar.

"Esperamos que aún vivan espías de aquella época. Cada detalle puede acercarnos al descubrimiento del secreto”, comentó a los medios británicos una fuente anónima del centro de Comunicaciones Gubernamentales.


Bibliografía: Libros, Internet, Enciclopedia.