LAS PALOMAS MENSAJERAS Y SUS ENEMIGOS









    PERDIDA DE PALOMAS POR ATAQUE DE RAPACES

Todos los colombófilos de regiones francesas con presencia de halcones peregrinos recuerdan entrenamientos catastróficos. Palomas liberadas a distancias próximas del palomar (distancias inferiores a 70 km) emplean numerosas horas o incluso días en regresar, las entradas son escalonadas y casi siempre una o dos palomas no regresan o entran heridas, a veces muchas más. Es un hecho que dos sueltas realizadas el mismo día pueden tener resultados muy diferentes: un grupo de palomas entra sin problemas, a velocidades normales (iguales o superiores a 1000 m/min), y el otro tiene un registro funesto. No hay duda, la constatación de estas malas entradas se deben a los ataques de halcones peregrinos.
Basta ver el estrés provocado por un ataque de rapaces en las inmediaciones del palomar en un vuelo cotidiano para comprender que el mismo ataque en un vuelo de entrenamiento o competición conlleva a una mayor "desorientación" de las palomas. En caso de ataque el bando es dispersado, numerosas palomas se precipitan hacia el suelo buscando un abrigo, no dudan en entrar en las edificaciones para huir del voraz predador. Al encontrar un abrigo pueden permanecer en él numerosas horas postrado sin moverse.

El colombófilo que tiene cuidado en elegir un día soleado, sin viento, sin exceso de calor para sus entrenamientos debe evitar catástrofes por rapaces si supiera como hacerlo.

Con el intento de determinar los factores que influyen en los ataques y limitar las pérdidas de palomas en los entrenamientos, se ha realizado un estudio durante tres años sobre 33 vuelos.

A. Métodos.

El palomar se encuentra en las estribaciones de la Chartreuse (norte de Grenoble), a una altitud de 500 metros, rodeado de cimas entre 800 y 1200 metros. Los entrenamientos se realizan entre 6 y 70 km en la línea o abanico oeste-sudoeste (dirección media hacia Valence-Drome). La casi totalidad de las sueltas se realizan con buen tiempo, con sol siempre visible y ausencia de lluvia, y con viento nulo o moderado.
Las sueltas se han realizado en los meses de marzo, abril, julio y agosto. Los meses de mayo y junio son poco representativos ya que en esta época se terminan los entrenamientos al reemplazarse por los concursos. Es por lo tanto difícil extrapolar los resultados a éstos dos meses, ya que el comportamiento de las rapaces en ellos es diferente, se corresponden con la época de su reproducción. Es preciso un estudio en estos dos meses para obtener conclusiones definitivas.

Se han estudiado dos factores:
- número de palomas liberadas
- hora de suelta. Las horas anotadas son las del horario oficial. Esto significa que no se ha procedido a efectuar correcciones en cuanto a los diferentes horarios de invierno o verano.

Se considera un vuelo no atacado cuando las palomas entran en un único grupo. La ausencia de una paloma no se considera prueba de un ataque y el entrene se clasifica como "no atacado"
Los ataques se identifican fácilmente, las entradas son escalonadas durante todo el día alcanzando inclusive el día siguiente.


B. Estudio sobre el tamaño del grupo

Una idea lógicas es que a mayor tamaño del grupo la posibilidad de un ataque por una rapaz es mayor al ser el grupo más fácilmente divisable.

De las 33 sueltas realizadas los resultados son los siguientes:

Frecuencia de ataques según el tamaño del grupo (33 sueltas totales y 17 ataques)
Tamaño de grupo 1-5 6-10 11-15 16-20 > 20
Nº de sueltas 10 6 9 5 3
Sueltas atacadas 5 5 3 2 2
% sueltas atacadas 50% 83% 33% 40% 66%



El cuadro muestra claramente que el tamaño del grupo no afecta a los ataques de los halcones. (Cinco de 10 vuelos con grupos pequeños (1 a 5 palomas), es decir el 50%, han sido atacados; mientras que 12 de 23 vuelos con grupos mayores de 5, o sea el 52% han sido atacados). Este hecho es sorprendente si se considera que un grupo numeroso se divisa con mayor facilidad por el ave de presa. Dos razones pueden explicar el resultado:
- las presas naturales no se desplazan por lo general en bando y visto su éxito sobre ellas los halcones no dejan pasar éstas oportunidades (las piezas son fácilmente sorprendidas)
- la tasa de éxito disminuye al incrementar el tamaño del grupo, ya que se pierde un tiempo decisivo en la elección de la presa. Éste medio de protección es muy conocido en ciertas aves y explica en gran parte el gregarismo de ciertas aves. La disminución de la tasa de éxito haría dudar a la rapaz y con ello disminuiría de manera relativa la depredación sobre grandes efectivos, a pesar de localizarlos rápidamente. ( De los datos, que son pocos, se observa que a partir de grupos superiores a 10 lo subrayado no es cierto. Nótese, por otra parte, que los autores del estudio identifican la tasa de éxito con existencia de ataque según su criterio).

Conclusión: no vale la pena fraccionar los grupos con la finalidad de evitar a las rapaces.

C. Estudio sobre la hora de suelta
En cuanto a la hora de suelta el siguiente cuadro evidencia que la depredación es desigual a lo largo del día. Las sueltas se han realizado por la mañana entre las 7 h y las 12 h 30 m.

Frecuencia de ataques según la hora de suelta (33 sueltas totales y 17 ataques) Horario oficial.


Hora de suelta 7-8 h 8-9 h 9-10 h 10-11 h 11-12 h 12-13 h
Nº de sueltas 3 7 9 3 9 2
Sueltas atacadas 3 5 5 2 2 0
% de ataques por intervalo de una hora 100%
3 de 3 71,4 %
5 de 7 55,5 %
5 de 9 66,6%
2 de 3 22,2%
2 de 9 0%
0 de 2
% de ataques por intervalo de dos horas De 7 a 9 h 80%
8 de10 De 9 a 11 h 58,3%
7 de12 De 11 a 13 h 18,2%
2 de 11
% de ataques por intervalo de tres horas 68,4 %
13 de 19 28,6%
4 de 14

Como se observa las sueltas matinales tardías son menos propensas a los ataques que las tempranas. Esto no asegura la inexistencia de ataques sino que la probabilidad de un ataque es menor.

La explicación de estos resultados quizás simplemente haya que buscarla en la naturaleza propia de las rapaces que se dedican a buscar su pitanza desde que empiezan a volar a primera hora de la mañana; una vez las rapaces han comido, la agresividad desciende y las palomas registran las entradas deseadas.

Muchos colombófilos prefieren soltar tempranamente las palomas por volar éstas mejor de buena mañana, sobre todo en el verano. A la vista de los resultados parece que la decisión de la hora de suelta debe de tener también en cuenta los posibles ataques de rapaces que pueden ser más perniciosos que un golpe de calor.
En regiones "infectadas" de esta "plaga", especialmente en sueltas de velocidad y pequeño fondo, puede ser preferible sueltas no tan tempranas, hacia mediodía.
Pero para las competiciones de medio fondo y gran fondo, la consideración del riesgo de un ataque por halcones quizás deba ser menor que la consideración a prestar a los posibles golpes de calor que las palomas puedan sufrir por comenzar a volar a medio día (o por retenerlas hasta medio día)

D. Conclusión

La decisión de la hora de suelta de entrene a fin de evitar los ataques de rapaces es un compromiso. Esta decisión debería tomarse caso por caso en función de la meteorología y de la abundancia de rapaces.



Comentarios del traductor
El estudio concluye que no vale la pena elegir el tamaño del grupo de palomas a entrenar. Es cierto que los datos no ofrecen una tendencia clara pero grupos de 10 a 15 han dado el porcentaje de ataques menor. Quizás sí tenga una explicación:
- si vuelan pocas palomas, menos de 10, el halcón de verlas siempre ataca por ser "fácil" sorprenderlas
- si son más de 15 palomas, por un lado el halcón las divisa fácilmente y por otro quizás resulta más fácil disgregarlas mediante un simple amago de ataque que posteriormente es rematado con un verdadero ataque por el propio halcón o un compañero de caza; el éxito en disgregar las palomas, condiciona la voluntad de la rapaz de efectuar un ataque verdadero.
En definitiva, entre 10 y 15 palomas, aún a pesar de ser fácilmente localizables por el halcón, no se dejan sorprender fácilmente y saben mantenerse debidamente agrupadas, de manera que el halcón no ataca si no se produce dispersión.

No conozco que se haya citado un comportamiento defensivo de las palomas, ante la presencia de falconiformes, similar a la de los estorninos. Quiero decir con ello que el mero hecho de que una especie sea gregaria no disuade por sí el ataque del halcón, sino que es preciso un comportamiento especial que sí tiene el estornino pero puede no tener la paloma. De hecho de los datos de ataques constatados a partir de 10 palomas se observa que la tasa de ataques aumenta al incrementar el tamaño del grupo; esto puede deberse a que grandes grupos son fácilmente observables permitiendo los ataques combinados de halcones, olvidándose estos de su territorialidad de manera temporal.

Hubiera sido deseable conocer los casos en que ha faltado una paloma, pues quizás si haya habido un ataque por sorpresa a un ejemplar debilitado y por lo tanto algo rezagado.


En el estudio parece, aunque no está del todo claro, que no se procede a fraccionar el total de las palomas a entrenar en grupos menores, sino que cada vez se sueltan grupos de distinto tamaño. Por ello si alguien divide un gran grupo a entrenar y lo suelta en grupetes de 10 a 15, uno tras otro pretendiendo con ello tener menos ataques sobre sus palomas puede cometer un grave error ya que el primer grupete puede que no sea atacado por estar el halcón en mala posición o haberlo visto demasiado tarde, pero avisado éste de una línea de paso corregirá su posición de observador en el cielo y estará muy atento, pudiendo atacar todos los grupos siguientes si no "come" en alguno.

HALCÓN PEREGRINO


Halcón Peregrino 
(Falco Peregrinus) 

El halcón peregrino es el más veloz de todos; llega a alcanzar hasta 180 km/h en picada. 
Es el halcón más elogiado y preferido por los cetreros por sus características para la caza y vuelo; de hecho, la mayoría de sus presas no son animales de tierra, generalmente son aves pequeñas que desde a mucho mayor altura las ataca a una velocidad sorprendente y el mismo golpe aturde a la víctima o muchas veces es suficiente para matarla.

Incluso en Inglaterra es de mucha utilidad para ahuyentar a los cuervos que se encuentran alimentándose en los aeropuertos militares de los bosques, ya que una parvada asustada puede provocar un desastre en cualquier aeronave.
 
Señas de campo: Envergadura de 1 a 1.10 metros. No es muy grande. Se le reconoce como halcón por sus alas puntiagudas, cola angosta y rápido movimiento de alas, desgraciadamente su vuelo es muy parecido a los de las palomas, no al de las aves grandes, muchas veces puede ser confundido por una ave pequeña.
Los adultos tienen la espalda color pizarra y los jóvenes están rayados de abajo.

Distribución: Casi en todo el mundo y en México anida en Baja California y localmente en las islas mar adentro del Golfo California. También en las montañas del Norte de la Sierra Madre. Emigrante y visitante de invierno en todas partes, sobre todo en las costas.



Excelente imagen de estudio de un Peregrino. 
Como puedes ver, su pecho tiene las manchitas obscuras que lo caracterizan.


Las aves de caza son animales completamente dependientes de su padres durante los primeros momentos de su vida. 
Les enseñan a cazar, un polluelo perdido es un ave destinada a morir. Los cetreros rescatan únicamente polluelos en esas circunstancias. 
De ahí la teoría de la película "El Mundo Perdido" de que los T-rex enseñaban a sus crías a cazar, por que se cree que provienen de las aves. 

 

 Como ya dijimos, generalmente caza aves pequeñas. El Peregrino vuela a grandes alturas y su vista es 30 veces mejor que la del ser humano. 


 El antifaz negro y el pequeño pico son peculiares características del Halcón Peregrino. 

EL AZOR

(Accipiter gentilis)


 El azor pertenece a la familia de los accipítridos. Se trata de un ave de presa, cazadora en medio forestales y muy parecida morfológicamente y en costumbres al gavilán. Es una rapaz de tamaño medio, de unos 60 cm de longitud y 1 kg de peso, dimensiones que en el macho se reducen considerablemente, sin que habitualmente se rebasen los ochocientos gramos de peso.

Las alas son cortas y anchas, adaptadas al vuelo en zonas arboladas, y la cola larga, útil timón para los rápidos giros que requieren los hábitats boscosos. La cabeza es plana, el cuello corto y el pecho voluminoso. En el dorso el plumaje es pardo grisáceo, mezclado con tonos blancos en la nuca. 

La ceja es blanca y presenta un faja auricular, desde el ojo, de tonos más oscuros. Las partes inferiores son blancas, con ondas de tono gris pardusco que le permiten pasar inadvertido cuando se aposta en el arbolado del bosque. En la cola presenta varias bandas negruzcas y muy anchas. Las patas son largas, amarillas y con poderosas garras.

En reposo se reconoce fácilmente, por ser la única rapaz de gran tamaño cuyas alas no rebasan la mitad de la longitud de la cola. En vuelo destaca la enorme anchura de sus alas y su cola larga y ancha. 

Habita bosques y zonas arboladas, alimentándose de aves de mediano tamaño, como palomas, perdices, cuervos, cornejas o arrendajos, roedores de mediano y gran tamaño, ardillas, liebres, conejos e incluso reptiles y aves de corral. Generalmente caza al acecho, apostada en ramas altas desde donde realiza picados para sorprender por detrás a sus presas. Cuando se trate de aves que huyen levantando el vuelo, remonta tras ellas para atacarlas de abajo a arriba.

No parece mostrar preferencia por ningún tipo concreto de bosque, pero prefiere medios despejados, en los que puedan volar sin excesivos obstáculos y con árboles de grandes dimensiones. También es frecuente en áreas de campiña o dehesas, si existe arbolado disperso adecuado y suficiente disponibilidad de presas. 

Nidifica en árboles de gran tamaño en los que construye nidos de material vegetal de casi un metro de diámetro, generalmente en una horquilla principal o en una rama robusta cercana al fuste y a altura no inferior a ocho metros. Generalmente localiza en su área de cría varios nidos que reutiliza durante años.

La puesta se realiza a finales de marzo o principios de abril, pudiendo variar entre dos y cuatro huevos., incubados por la hembra durante cuarenta días. La pollada se independiza transcurrido un periodo de algo más de un mes. 

Ha sufrido una importante regresión a causa de la reducción de las poblaciones de conejo por efecto de la mixomatosis. La principal amenaza para la especie reside en la progresiva reducción de las masas arboladas maduras que necesita para la nidificación. 

13La especie ha sufrido además el acoso humano derivado de su uso en cetrería, menos frecuente que el del halcón pero apetecible por su mayor facilidad de adiestramiento. También ha sido perseguido por la población rural y los aficionados a la colombofilia, debido a su afición por la caza de aves de corral y las palomas.

Aparece en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y es un ave protegida.




ESTUDIO Y EXPERIENCIAS

CON AVES DE PRESA

Un grupo de colombófilos asturianos realizaron una encuesta en el año 1998, tratando de acercarse lo más posible a datos reales, cuyo resultado fue, que anualmente les cazaban las aves de presa en los alrededores de los palomares, mas de seis mil palomas, treinta pichones de media por colombófilo año. En esas cifras no están incluidas las palomas que no llegaban en concursos debido a la misma causa ya que no podían cuantificarlas, pero que indudablemente eran bastantes.
Cerca de veinte palomas diarias desaparecen de sus palomares en un circulo de treinta kilómetros que es donde están situados el 95 % de los palomares. Estas cifras de bajas, eran reales, y no las producían el ficticio y deliberado bajo censo de halcones y azores que publican los expertos que escriben sobre el tema, hay bastantes mas de los que ellos dicen. Para ver estos animales, hay que currarselo, ya que no están en cualquier sitio y no son fácil de ver dando una vuelta de vez en cuando por el campo, por que estas aves de presa , son animales que no se dejan ver normalmente y que permanecen y anidan en lugares inaccesibles.

Las palomas también son expertas, lo llevan en sus genes, ya que salen por primera vez del palomar y no habiendo visto jamás a un halcón se tiraran de cabeza a cualquier parte al ver su silueta, y sin
embargo pasará olímpicamente de un cernícalo o otra rapas similar, nacen con ese instinto que les dice a quien tienen que temer y a quien no.

El azor tiene una envergadura que puede superar un metro en los machos y hasta un metro veinte centímetros en las hembras, tiene una gran capacidad de maniobra, siendo capaz de realizar giros cerrados volando a toda velocidad.

A las palomas adultas en vuelo tiene pocas posibilidades de cazarlas, aún en el caso de tener ventaja por estar a superior altura y picar hacia el bando a toda velocidad, normalmente le esquivan su primer ataque y después ya no tiene capacidad para cazarlas, las palomas son mas rápidas en vuelo horizontal. Y normalmente quienes intentan cazar así a las palomas son los animales jóvenes que aún no han aprendido que de ese modo lo único que consiguen es gastar energías inútilmente. Los adultos utilizan otras tácticas, observan a la palomas posadas desde larga distancia (se dice que pueden ver a una paloma desde 10 Km. ya que su vista es 30 veces superior a la del ser humano.) y se aproximan ha ellas, volando a toda velocidad a ras de suelo, aprovechando la vegetación circundante para ocultarse hasta el ultimo momento y sorprender a las palomas cuando están posadas en el tejado del palomar o inclusive cuando vienen de viaje de una suelta en la cual la paloma para a beber agua en un riachuelo, charca, etc.
En ese momento que su velocidad supera a la de las palomas, ya que estas tienen que partir de cero, es como puede cazar una paloma adulta. Si hace sol atacan casi siempre con el sol a la espalda para conseguir otra ventaja adicional.

Los halcones comunes o peregrinos ya son otra historia, sobretodo las hembras de mayor envergadura y poder físico que los machos, no tienen época del año, ni hay mas defensa contra ellos que la pura fuerza y velocidad de la paloma. Solo ataca a las palomas en vuelo, ya que normalmente las palomas no se quedan en el tejado, arrancan a volar nada mas que lo ven a lo lejos.

Casi siempre emplea la misma táctica inicial, y es siempre picar desde una altura superior hacia el bando, cierran las alas y se dejan caer como un obús hacia el bando. Y fijándose siempre en una paloma determinada y la siguen con la vista quedándose solo con la que ha elegido. Esa es la razón de que las palomas que destacan por su color en el bando son las primeras que desaparecen.

Son un blanco fácil, si fallan en la primera embestida, persiguen en picado a la paloma que han elegido y pican ambas hacia el suelo a toda velocidad, la paloma suele dar quiebres al halcón y si no logra equivocarle, suele terminarse la persecución cuando está ya próxima a las copas de los árboles.
A diferencia del azor, los halcones no se arriesgan a entrar a toda velocidad detrás de una paloma entre los árboles. Por suerte la mayoría de las palomas suelen salir ilesas de la entrada en picado en la vegetación, pero se quedan muy acobardadas.

Después de un primer ataque fallido, si es un halcón novato intentará tomar altura de nuevo para repetir varias veces sus ataques.
Cuando se trata de un halcón experimentado no suele repetir ataques en picado, suelen ponerse a planear aprovechando una térmica para tomar altura sin esfuerzo. Planean debajo del bando y van tomando altura hasta que casi se pierden de vista halcón y palomas. Hay palomas que se salen del bando a las que no presta atención, sigue con el grueso del bando hasta que este se va reduciendo y que quedan muy pocas palomas. El halcón sabe perfectamente donde esta el palomar y corta la retirada de las palomas hacia esa dirección y terminan por desaparecer de nuestra vista. Y en ese momento ya podemos calcular que paloma nos faltara en el regreso, una por lo menos seguro.

Otra cosa en la que se equivocan los defensores de los halcones, es en decir que hacen una selección cazando a los ejemplares enfermos o peor dotados físicamente, por extraña casualidad suelen elegir a las mejores. En los concursos colombófilos ejercen la depredación sobre las palomas mas sobresalientes, las que vienen solas en cabeza en los concursos. Las primeras que pasan los montañas, y lugares donde las aves de presa tienen sus atalayas, son las que caen en sus garras, ya que tienen muy pocas defensas al pasar con varias horas de vuelo en sus alas.

Los mejores ejemplares, esas palomas que esperamos siempre entre las primeras, cuando no llegan en cabeza, o no llegan nunca o llegan heridas.

Es cierto estos animales llegan a alcanzar en sus picadas velocidades de 180 Km. Pero se puede decir que hay palomas que los han superado, ya que han logrado escapar de ellos en picada y en horizontal.

Con estas aves es raro el colombófilo que no haya tenido alguna experiencia que le haya abierto los ojos ó lo haya dejado con una rara sensación de impotencia.

Mi primera experiencia con ellos, fue en la primavera del año 2000.

Me llama un amigo mío que es Cetrero y como sabia que yo tenia palomas mensajeras y de ves en cuando quitaba aquellas que no me gustaban me pregunto si tenia alguna para eliminar y le dije que si, pero de condición le dije que tenia que ver yo el Halcón Peregrino hembra que el tenia, me refería verlo como lo adiestraba ó mejor dicho como cazaba.
Quedamos y cogí una paloma, la cual era de lo peor que tenia en ese momento en el palomar, y me fui al punto donde el me dijo, llegamos y suelta el halcón, era un vello ejemplar, el cual emprende el vuelo y se elevo en el cielo hasta que solo se divisaba la silueta del ave.
En ese momento fue cuando saco un pito y le pito al ave, y acto seguido le lanzo la paloma al aire, el ave bajo a tal velocidad que al pasar junto a mí, me asombre al sentir el ruido que ocasionaba con motivo de dicha velocidad.

La paloma al ver el ave se lanzo derecha a una gran torta de hormigón que había en la zona levantada en vertical, y se paro a poca distancia de ella, el halcón paro junto a la paloma a poca distancia también, después de hacer una maniobra extraña para no chocar con dicho hormigón.
Mi amigo exclamó, “Si no lo veo no lo creo”, refiriéndose a que la paloma falto poco que le dejara el Halcón como una pegatina en el hormigón.

Entonces se acerco y le toco a la paloma para que saliese, y esta se fue directamente a la farda del monte que tenia una pare bastante pronunciada y empezó a subir por ella, el halcón emprendió el vuelo detrás de la paloma y esta cuando vio que llevaba el halcón detrás por dicha pares a eso de la mitad, se dio la huerta y emprendió el vuelo asía el llano que tenia a sus espaldas y el halcón lo dejo fatigado en dicha escalada.
Hay pude ver como el halcón, solo con ventajas y quizás siendo mas astuto y el lógico miedo que a su favor las palomas le tienen, lo hagan parecer mas rápido.
La paloma no regreso a mi casa hasta pasados dos días, me imagino lo que pudo pasar ese animal, ya que tenía la casa a tres kilómetros. Desde entonces, ya no he dado ni una paloma más a este amigo y menos para ese fin. 


IMAGENES







Restos de Palomas Mensajeras recogidos de un solo nido de Halcones.


Desde entonces he perdido algunas palomas de las cuales se supone que los halcones también tendrán alguna culpa, sobre todo en esta suelta.

Suelta realizada el 24 / 05 / 2003 en Beziers.
La primera paloma llego alrededor de las 20:15 de este mismo día  y era de D. José Hernández Conesa, aquella suelta fue muy mala, ya que fue por fechas del terremoto de Turquía, perdimos muchas palomas, y yo de 15 que mande solo me regresaron 4, que fueron llegando muy escalonadas en diferentes días, la primera paloma que yo recibí, era del año 2002, y fue la que a mí, me dejo bastante tocado de moral, digo esto, ya que aprendí algo que nunca olvidare.

Después de haber perdido la esperanza de que alguna de mis palomas regresara, llegué a mi palomar como de costumbre, y cual fue mi sorpresa cuando abro la puerta del patio donde se encuentran estos, y veo una paloma en la entrada, me acerco a ella y la cojo sin ningún problema y con mucho cuidado la examino sin percatarme que estaba muy mal herida, hasta que me manche de sangre y la miro detenidamente y estaba muy tocada por las heridas ocasionadas por un encuentro in fortuito con un halcón ó un azor, que son los que normalmente atacan a nuestras palomas, sobre todo cuando ya han echo muchos kilómetros en su retorno al palomar.
En ese momento fue cuando poco a poco fui sintiendo como a ese noble animal se le escapaba la vida y yo me sentía incapaz de poder hacer nada por ayudarle, después de tanto sufrimiento por regresar a  su palomar, su nido, su pareja, ó por que no, con su dueño, que es el que la ha cuidado desde que nació, yo sentía como se relajaba y se quedaba echada en mis manos hasta que quedo totalmente quieta.
Su cuerpo yacía en mis manos, y a mi me recorrió por el cuerpo un escalofrió y un nudo se apodero de mi garganta, al pensar lo que pudo haber sufrido ese vello animal que había entregado la vida por regresar.
Esto me demostró el valor y el coraje que estas aves que son las Palomas Mensajeras, demuestran al regresar de esos vuelos tan duros a los que las exponemos la mayoría de veces y a todos aquellos peligros que tienen que enfrentarse en su retorno.

PELIGROS QUE ACECHAN A LA PALOMA MENSAJERA
EN SUS VIAJES.


Estos son los enemigos que tienen nuestras Palomas Mensajeras en su ir y venir a través de toda la geografía Española.





El primero y por naturaleza, son las inclemencias del tiempo, las cuales se tratan de evitar y capotear de la mejor manera.



Las rapaces es una mal que aun haciendo bastante daño a la Colombofilia se tiene asimilado, ya que es una cosa que es por ley de vida y supervivencia en el ciclo natural de los animales.


Las antenas de cualquier tipo ya que cuantas palomas nuestras no han tenido un tropiezo con ellas.


Las líneas eléctricas que hay en toda la geografía y son como grandes monumentos en medio de los campos y ciudades, y más en ciertas horas del ocaso.


La gran plaga de gaviotas que son grandes depredadores que se llevan inclusive los pichones volanteros de las terrazas.

Pero lo que es una pena que haya gente sin escrúpulos que su único lema sea, “ Si nada, Corre ó Vuela a la Cazuela” .
Y al mismo tiempo, no se aya dado algún escarmiento, cuando en cierto momento, se tubo la oportunidad y por problemas internos de algún Club ó Federación no se izó nada, en una matanza de nuestras PALOMAS.