EVALUACIÓN DE LOS EXCREMENTOS

 Tomado de la revista "gut Flug" editada en Bélgica, en septiembre del 2.003 y traducido del alemán, por Silvia Toro Trujillo.

Las características cualitativas del estiércol de nuestras palomas, se consideran un índice importante, de las condiciones generales de la salud de las mismas. Un estudio detallado de las causas y las consecuencias, merece seguramente nuestra atención, pues a través de él, obtenemos consecuencias directas o indirectas, de innumerables problemas diarios.

Con certeza todos saben, que la nutrición de un atleta, que tiene que dar un gran rendimiento, es un problema muy importante. Igualmente es evidente, que un organismo solo puede utilizar lo que se le suministra mediante la alimentación y el solo puede hacer uso, de lo que finalmente pasa, a través de su intestino. Esto nos lleva a una base biológica de mucho interés, "no es importante lo que la paloma coma, sino más bien, lo que ella asimile". El intestino es un órgano muy susceptible y una infección en el mismo, que dure un poco, puede producir el engrosamiento de su pared, acompañado por una degeneración más o menos importante de las mucosas y de su capacidad selectiva, para la filtración de componentes alimenticios (esto ocasionado por el efecto de diferentes jugos digestivos, sobre el alimento). Tan pronto el filtro se tapa o se ensucia, hay agua y una parte de los componentes alimenticios no digeridos, se eliminan con la materia fecal y como consecuencia, tenemos una diarrea. De otro lado, una infección de esta clase, ocasiona sed y ella con lleva, a que la diarrea aumente, pero el organismo en parte deshidratado, solo satisface algo sus requerimientos de agua. Todos estos puntos aclaran la diarrea, el adelgazamiento y la carne más o menos "azul", del pecho. Pero este no es el único proceso, que determina una diarrea.

Los riñones extractan de la sangre, una cantidad determinada de productos de desecho (ácido úrico, fácil de reconocer, como la parte blanca sobre el estiércol), además urea y agua. Si los riñones pierden una parte de su capacidad de filtración, como puede pasar cuando hay ingestión de abono químico, entonces el organismo acumula agua y la paloma se ve "como inflada". El agua, la cual no se puede eliminar a través de los riñones y se encuentra en el intestino, se asimila mal. También en este caso, hay diarrea y la carne del pecho es "azul" (por mala limpieza de la sangre, en los riñones).
Un hígado, el cual esta en malas condiciones o irritado (por un envenenamiento o por tricomonas), reacciona en parte produciendo más bilis (la diarrea es verdosa); además, si el hígado funciona mal para la desintoxicación, la acumulación de glucosa, etc., esto afecta rápidamente los riñones y ocasiona una infección, tanto del hígado como de los riñones.

Además de todas las posibles causas, ya mencionadas, hay que agregar una infección totalmente fácil, en el área de la garganta, en el tracto digestivo o en el buche, debido a un veneno o a tricomonas, etc. Esto produce una sed fuerte y naturalmente, el agua ingerida tiene que ser luego eliminada. La apariencia externa de esta diarrea, puede ser de muy diferentes clases, esto depende, de que tan fuerte fue la sed, que tan fuerte fue la reacción de la bilis o si hubo complicaciones (fermentación), en la zona del intestino. La apariencia del estiércol, es por lo tanto muy útil.

Un estiércol normal, tiene una apariencia firme o consistente, pero sin tener una apariencia dura. Las palomas que se echan tranquilas, usualmente defecan bolas pequeñas de estiércol, aproximadamente del tamaño de un fríjol, recubiertas con un poco de orina blanca. El tamaño de las bolas de estiércol cambia, con el ritmo de las defecaciones. Todos los colombófilos sin lugar a dudas, conocen las bolas grandes de estiércol, cuando las hembras que calientan, abandonan su nido en las mañanas. También en este caso, comúnmente el color es variable. Si la mezcla de comida es rica en granos oscuros (leguminosas, colza) la defecación es verde botella, hasta marrón. Si el alimento es rico en maíz, trigo, cebada, sorgo, arroz, etc., el estiércol es amarillo grisáceo.

Si la paloma ha estado a dieta, el excremento es pequeño y oscuro, pues contiene una gran proporción de bilis y muy pocos componentes alimenticios y especialmente, muy poca celulosa. Es muy pegajoso, pero esto es normal. Lo mismo se observa, cuando una paloma por cualquier razón, se mantiene sedienta una tiempo bastante largo; si ella luego toma hasta saciarse, poco después sus heces muestran un tipo de diarrea.

El paso del agua a través del aparato digestivo de la paloma, es muy rápido y uno por ejemplo, no se debe sorprender de una diarrea temporal, de una paloma de fondo, cuando regresa con tiempo caluroso.

Un estiércol con apariencia de diarrea, puede ser homogéneo o negro. Es homogéneo, cuando hay una disolución de la cantidad de estiércol, en una cantidad excesiva de agua, que se encuentra en la zona del intestino. El paso del agua a través de todo el intestino, es relativamente lento, por eso la masa es homogénea. Esto lo determina uno siempre, cuando hay una infección en el intestino, con fermentación. Por lo general, se desarrolla un microbio en heridas ocasionadas por parásitos. Se presenta con úlceras o llagas cubiertas de tricomonas, Capillaria, o una fuerte coccidiosis, en un estado bastante desarrollado. Lo anterior se da, ante todo en pichones de una semana y hasta después de pocos meses, muy escasamente en animales adultos, pero debilita bastante. A menudo todo va acompañado por una exagerada y fuerte deposición, mezclada con bilis, que tiene una apariencia aceitosa, típica de tricomonas en el intestino, o de un ataque de Capillaria.

Estiércol no homogéneo, es aquel cuyo paso por el intestino es rápido, algunas veces demasiado rápido. El intestino bastante estropeado en sus funciones, tiene contracciones fuertes y a menudo rápidas, las cuales pueden ser dolorosas y hasta uno puede oírlas bien en las noches. La masa de estiércol se ve casi siempre, en el medio de una pequeña acumulación de agua. Esto ocurre en la mayoría de los casos, con una coccidiosis; uno reconoce bien los charcos de agua, que rodean los platos de los pichones, en su nido; también se presenta, simplemente con tricomonas en las vías respiratorias (pico, bronquios, buche).

Hay defecaciones de determinados aislamientos de paratifo, ricas en uratos. El estiércol es de color claro, si hay Ascaridias, quizás debido a que las larvas bloquean la producción de bilis, por su desplazamiento a través del hígado. Por supuesto también hay sangre en el excremento, debido a un sangrado en la parte posterior del intestino.


Si la observación del excremento y su apariencia conduce a una determinada sospecha y permite una intervención rápida, no constituye el único método de diagnóstico. El microscopio conserva su importancia, así como también, muchos otros incontables síntomas, que se presentan simultáneamente.

Fotografía anexa: "Los excrementos nos dan una buena indicación sobre las condiciones de salud de nuestra paloma. Es bueno y recomendado, observarlos detenidamente cada día. Si uno observa algo anormal, no debe hacer tratamientos a ciegas, sino preferiblemente, buscar un médico veterinario con experiencia".





Silvia Toro Trujillo
Manizales, Colombia

Por: Dr. med. vet. J. P. Stosskopf